ACUARIO

Horóscopo Negro Acuario

Acuario es el undécimo signo del zodíaco. Simboliza las “revoluciones” y representa la ‘sabiduría del ser’. En la antigua Sumeria, a través del agua se transmitían los conocimientos, y, por ello, se representa con el aguador o portador del agua. Pertenece al elemento aire y su planeta regente fue Saturno, hasta que se descubrió Urano y este pasó a regirlo.

En la mitología griega, Acuario se asocia a Odiseo (Ulises), a quien el dios de los vientos, Eolo, le entregó un ánfora o jarra con los vientos contrarios encerrados dentro, que podrían impedirle su regreso a Ítaca.

Son acuarianos los que nacen entre el 20 de enero y el 18 de febrero.

Horóscopo Acuario amor

El horóscopo Acuario amor nos explica que, como signo de aire, Acuario puede ser ‘imprevisible’ y ‘ligero’.

Te gustan los cambios y te dejas llevar. Eres simpática, altruista, creativa, idealista, sociable (muy sociable).

Acuario, eres tan activa, que tienes tu cabeza en mil cosas al mismo tiempo.

Podríamos decir que es el signo del zodíaco que necesita más proyectos.

Aries, LeoSagitario inspiran y revitalizan a Acuario, a quien le encanta mantenerse en constante actividad. Acuario les ayudará a perfeccionarse, a mejorar en todos los aspectos de su vida y a fijarse metas concretas.

La primera impresión que todos se llevan de ti es completamente favorable, por tu amabilidad y tu personalidad abierta; y, por ello, atraes a todo el mundo.

Tal vez, por eso, eres muy enamoradiza, y, quizá, por la misma razón, te decepcionas rápidamente. Defiendes con ardor el espacio propio de cada uno en la pareja, porque crees en el desarrollo individual previo al desarrollo juntos.

Puede ser que seas poco emocional, y eso te impide –muchas veces– comprender las emociones de los demás (un buen consejo para quienes están con una pareja acuariana es no plantear las relaciones desde un punto de vista emocional).

A pesar de ello eres, excelente escuchando y muy solidaria. Eres muy independiente y poco convencional, caprichosa y te encanta “andar a tu aire”.

Es muy cómodo estar contigo porque no eres celosa (de hecho, es el signo menos celoso del zodíaco) y la infidelidad no te la tomas tan mal, pero no te gusta. Porque para ti es más importante la lealtad que la fidelidad en el sexo.

Amas las causas perdidas y apoyas lo que consideras correcto, sientes debilidad por la inteligencia, y la apariencia física, aunque tiene su peso, no es lo más importante para ti.

Tu independencia te aleja de la idea del ‘compromiso’; pero, cuando encuentras a tu persona ideal, te entregas absolutamente. La amistad es un enorme valor que aprecias por encima de todo; y, cuando eres amiga de tu pareja, las cosas van realmente bien.

El hecho de que no andes buscando el amor en todos los resquicios de tu vida hace que te lo pases muy bien contigo misma

Y tus momentos de soledad los disfrutas al máximo, así como también cuando estás en una relación. Eso: te dejas llevar.

Tu lado idealista, a menudo, impide que veas a la otra persona con suficiente imparcialidad, y tiendes a otorgarle más virtudes de las que tiene; eso puede significar que te equivocas –de vez en cuando– al juzgar las cualidades de tu pareja y que, en un futuro, te causará decepciones y dolor.

Pero te gusta mantener la armonía y la buena convivencia, y aunque no dices en todo momento cuán enamorada estás, haces sentir especial al otro.

Promueves las risas, el sexo, las actividades, la sinceridad y la lealtad, alejando la monotonía y la rutina.

acuario

Mujer Acuario

La mejor forma de empezar una historia de amor con una mujer Acuario es recordar que en el amor es tan paradójica como en todo lo demás. De esta forma, no vas a correr el peligro de esperar a una mujer de sociedad y encontrarte con una enigmática princesa india.

Acuario es una mujer que, cuando está enamorada, tiene toda la nobleza de los signos “sólidos”, pero también el desapego y la carencia de emoción del elemento aire. Y, si no, pregúntaselo al hombre que lo haya intentado.

Puesto que es una mujer Acuario, “cortarle las trenzas” no servirá para hacerle cambiar más de lo que cambió a la princesa del cuento. La mujer Acuario demanda –con insistencia– su libertad; ahora bien, su fidelidad a quien sea capaz de admitir su manera de amar sin restricciones es absoluta.

Para la Acuario corriente, el dinero jamás es la preocupación esencial.

No le resulta interesante que seas el hombre más rico de la ciudad; sin embargo, espera que –de alguna manera– tus logros intelectuales te hagan digno de respeto.

Christian Barnard y sus trasplantes de corazón o Wernher von Braun y sus cohetes le resultan de interés más que mucho más interés que una astronómica suma de capital.

Cuando salgas para “apresar en tu red” a esta mariposa, recuerda que nunca va a pasar su vida “impredecible” al lado de un hombre que se engañe a sí mismo.

Su código ético puede ser lo más espeluznante que hayas encontrado en la vida; y muy, muy diferente al que la sociedad admite; eso sí: lo cumple sin reservas. Por supuesto, considera que el amor físico es muy agradable, si no “se exagera” (en el sentido de que no es lo más importante del Universo).

Las mujeres de Urano pueden contestar con honda intensidad a una “aproximación carnal”; sin embargo, si prefieres mantener las cosas en el nivel de lo “platónico”, a lo largo de un buen tiempo, lo admitirán a la perfección.

Libertad para probar y también investigar, y para dar su tiempo a la humanidad. Y, asimismo, libertad para ir en busca de sus más locas fantasías. Es una mujer ideal si tienes el propósito de hacer carrera en el campo político, científico o bien educacional.

No podrías hallar otra mejor, a menos que hayas dado con una Acuario con situaciones planetarias desfavorables en su carta astral y que se divierta escandalizando a la gente al caminar descalza por la Calle Mayor o fumando cigarrillos negros en los buses.

La mujer Acuario prototípica podría ser el sueño de un viajante de comercio; si bien, si te sorprende en una auténtica infidelidad, eso podría suponer una profunda herida para su naturaleza sensible.

Para los Acuario es ciertísima la máxima de que ojos que no ven, corazón que no siente. Es extraño que la ausencia haga más intenso el amor de Acuario.

Alguna vez una mujer Acuario se amoldará a un hombre promiscuo o “donjuanesco”; pues como precisa algo que solo en él puede hallar, hace la “vista gorda”. Claro que también podría optar por que prosiguierais siendo amigos. La contestación es encontraría en su definición del amor.

Es extraño que las mujeres Acuario tengan relaciones extraconyugales.

No pasaría bastante tiempo antes que el romance enmascarado se rompiese para siempre.

Como sabes, Urano rige el cambio. Como es tan individualista, y tiene una lista de amigos de quilómetros de largo, la mujer Acuario nunca vacila en continuar adelante sola, si es preciso.

Puedes esperar que sondee tu corazón hasta que ya no te quede ningún secreto, ni tengas un sueño que no haya sido analizado, pero no procures frenar sus pensamientos.No es esa la manera de “jugar la partida” con Acuario.

Generalmente, va a ser sincera al extremo, pero recuerda que con Acuario, decir una mentira es una cosa, pero abstenerse de contar la historia completa es otra.

Es reconfortante saber que la mujer Acuario es hábil con el dinero.

En las extrañas ocasiones en que ella misma admita un crédito, te va a devolver sin demora hasta el último céntimo, sin excusas ni ardides femeninos; si es una mujer prototípica de Acuario. Las mujeres Acuario se sienten incómodas cuando deben dinero. Las deudas no se avienen con el código de Urano.

La mayor parte de las mujeres Acuario resultan cautivadoras, con una belleza inefable, imborrable. Tras Libra, Acuario acostumbra a ser la mujer más bella del zodiaco. Existen algunas que no desmerecerían en la cubierta de una revista de moda; pero, normalmente, Acuario no es nada corriente en su indumentaria.

Con la habitual indiferencia de Acuario, mezclará una trasnochada redecilla para el pelo, de encaje, con un moderno moño de lona metálica, y el efecto va a ser un tanto sorprendente, pero nunca disonante o estridente.

La mujer Acuario se va a burlar, despiadadamente, de los platillos volantes, para después contarte que ha visto un gnomo vestido de rojo bailando sobre el alféizar de la ventana. Nunca hables con menosprecio a una mujer Acuario, se ofenderá si no la consideras su igual, y una actitud de rechazo por su parte puede hacer que se retraiga y resulte intratable.

Dado que Urano rige el futuro, uno podría imaginar que estas mujeres son buenas madres por naturaleza . Sin embargo, la mujer Acuario corriente puede, en un primer momento, sentirse “perpleja” frente a la maternidad.

Su natural actitud de distanciamiento va a hacer que le resulte bastante difícil dar una expresión exterior a su cálido cariño.

La madre Acuario prototípica se dedica a sus pequeños, pero también necesita, de vez en cuando cierto desapego.

Observándola, los pequeños van a aprender de ella lecciones de fraternidad y de humanitarismo. Las madres Acuario nunca protegen extremadamente a sus hijos, y muestran una actitud comprensiva frente a las confesiones más preocupantes.

Va a ser extraño que una madre uraniana castigue a su hijo cuando le diga la verdad; no importa lo que haya hecho el pequeño. Gracias a su ausencia de prejuicios, siempre se gana la absoluta confianza de los pequeños.

Por mucho que a Urano le guste invertir el orden real de las cosas, ya antes de llegar a ser madre tu mujer Acuario ha de empezar por ser esposa. Acuario tiene su vara para medirte y, suponiendo que pases el examen, casarse con una mujer de este signo puede generar cierta confusión.

Si bien la singular perspectiva de Urano puede llevar a ciertas chicas de este signo a relaciones esporádicas; por lo común, cuando hallan la pareja conveniente se transforman en modelos de “dicha marital”.

Tu Acuario puede flotar a lo largo de días y noches con la orgullosa gracia de un cisne, pero es más que probable que se conduzca con la torpeza de un oso en las cuestiones de amor.

Para Acuario, la línea que aparta la amistad del amor acostumbra a ser poco menos que invisible.

Las canciones de amor donde se habla de seres que solo tienen ojos el uno para el otro le parecen estupideces. Si hay en el planeta tantos milagros que demandan la atención de nuestros ojos, a ella le parece un desperdicio que los dos miembros de una pareja no hagan otra cosa que contemplar sus recíprocas “profundidades”.

Le encantará que la tomes de la mano para caminar juntos, mientras que va mirando con deleitada dicha el amanecer, a un coche antiguo, al caballo del lechero, a un cubo de basura amarillo, a una lechuza embalsamada o a un globo rojo que cuelga del campanario de la iglesia.

Pese a todo, no la distraigas con tu excesiva ansiedad de estar juntos, déjala que se paseé sola cuando desee por su “país de las maravillas”, y ella nunca va a protestar cuando vayas a jugar a las cartas con tus amigos.

Si deseas perderla, estas son las formas más seguras: mostrarte receloso, posesivo o con prejuicios; crítico, inflexible o ultra conservador. Asimismo, deberás simpatizar con sus amigos, que pertenecen a los modelos, tamaños y formas más variados.

Es susceptible de probar súbitos arranques de inspiración, y tiene una notable intuición.

Quizás al principio el juicio de una mujer Acuario no te parezca cuerdo ni práctico, pero es por el hecho de que ella ve meses y años hacia delante.

La mujer Acuario vive en el mañana, que es una región que solo vas a poder visitar a través de ella. Lo que afirma va a suceder, quizá tras muchas demoras y contrariedades, pero va a suceder. Me imagino que, tras todo lo anterior, esto es lo más singular de las mujeres de febrero: que tienen un “algo” de magas.

acuario

Hombre Acuario

Para meternos de lleno en el centro del problema, te diremos –claramente– que no esperes que un hombre Acuario se comporte como se supone que deben hacerlo los enamorados; pues, en un caso así, te llevarás una buena “sacudida”, y, posiblemente, más de un sinsabor.

Este hombre va a tener muchas experiencias peregrinas, tanto en el terreno del amor como en el de la amistad, y a cada una de ellas las vive con avidez.

Es posible de advertir, a pesar de su precaución, pero, a fin de que puedas comenzar a “engañarlo” va a ser mejor que trates de comprender qué actitud adoptar ante su forma singular de “querer” a la gente.

Acuario es hombre de grupos y, para él, lo natural es el trabajo en grupo.

Acuario comprende las reglas deportivas del juego limpio tal y como si las hubiese inventado, y las traslada a sus relaciones personales. Para Acuario, todo el mundo es especial, y lo de “todo el mundo” lo decimos de veras. Acuario no aguanta que le consideren mentalmente estrecho.

Es prácticamente seguro que lleve una vida de cambio, polémica y repleta de acontencimientos imprevisibles.Una vez haya superado el “choque” de haberse tolerado interesarse en una mujer –sobre el resto de la humanidad–, puede ser un enamorado atentísimo.

Como está tan habituado a desatender sus problemas en interés de la los demás, es de saber que una parte de esa actitud se “transmita” a su vida en pareja, pero no cuentes demasiado con eso. En ese caso, posiblemente, dé marcha atrás, para probarse –a sí mismo– que no ha perdido su amor por sus amigos y por el resto de la humanidad por ligarse a una sola persona.

Cuando siente que hay algo escondido, Acuario se va a pasar las noches sin dormir hasta el momento en que haya desvelado el misterio.

En el momento en que una mujer lo ignore, o no haga caso de su opinión, se le van a abrir un tanto más los ojos y va a poner una expresión de alarma; sorprendentemente, similar a la de un sabueso cuando se empecina en olisquear hacia algo que le falta –y aún no ha encontrado–.

Mientras que Acuario averigua, pregunta y examina, al principio la mujer se siente naturalmente halagada, pero cuando se da cuenta de que muestra exactamente la misma curiosidad por la camarera que acaba de atenderlos, empieza a enfriarse aceleradamente.

Sentirse como un insecto inmovilizado bajo la fría mirada de un hombre de ciencia no es precisamente lo más conveniente para hacer latir el corazón en ningún pecho femenino.

El final es que se deja llevar a los brazos de algún hombre más terrenal –o más fogoso–, y Acuario espire dos tristes suspiros antes de iniciar su próxima aventura romántica.

Los hombres Acuario pueden exhibir una gentileza y docilidad enternecedoras, pero será mejor que te anudes en el dedo una cinta de color azul eléctrico refulgente, para no olvidar que esa superficie calmada no es más que un espejismo, lo mismo que su aparente docilidad.

Acuario no aceptará el mínimo oportunismo en una mujer. Si considera que le explotan, el impredecible encanto de Urano puede desvanecerse con tal velocidad que te va a parecer que Cary Grant se ha transformado en James Cagney, en actitud de lanzarte medio pomelo a la cara.

Y lo peor es que un Acuario en una situación de gran alteración es perfectamente capaz de hacerlo.

Un hombre Acuario admira a la mujer que defiende su terreno, si no lo hace de forma demasiado masculina, y si le deja volar, de un lado a otro, sin el lastre de promesas enmohecidas y lagrimosas acusaciones.

En lo que se refiere al pomelo, va a ser justo apuntar que, por norma general, los hombres Acuario son los más galante que hay con el hermoso sexo, sin embargo, en ocasiones, el exaltamiento de la excitación puede hacer que no distingan entre los sexos.Unido a su carácter impredecible, el resultado puede depararte algún chorro de pomelo en un ojo.

Son siempre elevadas las posibilidades de que Acuario alcance cierta manera de prestigio en su vida.

Si bien no sea más que un trofeo en el juego de pelota, o una placa de bronce por ser el hombre más alto del pueblo, es seguro que conseguirá alguna forma de reconocimiento, que puede llegar a cotas tan espléndidas como las de lograr un Premio Nóbel.

Hay hombres regidos por Urano que tienen el fetichismo de la limpieza.

Acuario no está tan de vuelta que no permita que sus fobias influyan en su vida romántica, donde pueden servir a sus propósitos, si bien lo haga de forma inconsciente.

Los más probable, seamos francos, sea que no te obsequie con diamantes ni con abrigos de visón, sin embargo, la vida con él puede ser alucinante, aun sin visones –lo que por otra parte es una extrema crueldad con los pobres animalitos–.

Algún Acuario se deja arrastrar de forma temprana a un “diluvio de arroz y de zapatos brillantes”, pero lo cierto es que el matrimonio no es tan usual en Acuario para que las estadísticas sean alentadoras. La manera en que se inicia frecuentemente el camino hacia el altar sin para Acuario es haciendo de una hermosa –estupenda– amistad, la base del amor.

Escogen a una mujer que sea buena compañera y capaz de compartir sus intereses, lo que incluyen el promedio de goles por partido de Cruyff, los crucigramas, los caballos árabes, las mariposas del Mississipi y los manuscritos del Mar Muerto.

El ideal de un hombre Acuario es la mujer que es su amiga y que no le plantea continuamente intensas demandas sentimentales.

Pero hombre Acuario continuará con la ilusión de participar en una agradable y segura relación platónica; mucho después que a ti se te haya hecho inaguantable el “agua de borrajas”. Tú podrías fallecer allá de pulmonía, y cargaría con el dolor por el resto de su vida.

Un hombre Acuario que conocemos se pasó doce años comprometido con una mujer e involuntariamente se casó por el hecho de que se sintió ególatra y culpable, ni más ni menos. No es sorprendente que la pobre mujer acabase refugiándose en los brazos de un contrincante más decidido.

Si bien es cierto que la mayor parte de los hombres de este signo se casan tarde, se casan al fin, normalmente. Entonces, Acuario se percata de que hay un misterio que el resto de mortales han resuelto y que no han investigado siquiera. Es Urano, ya sabes.

Acuario se resignará a una vida sin ti con una sencillez insultante, y hasta, posiblemente, te salga con la inaguantable pregunta de si no podéis continuar siendo amigos.

Extraordinariamente, o quizá nunca, te va a ser infiel en el nivel físico, sobre todo, por el hecho de que a él el sexo, si bien la parece un tema interesante, no lo consume.

Va a haber algún Acuario que pase un buen tiempo reflexionando sobre el sexo, pero si conoces a alguno de ellos, puedes estar segura de que tienen intensa repercusión de Escorpio en su carta astral.

Cuando ha escogido pareja, un hombre Acuario piensa que ya puede concentrarse en cosas más importantes.

Puede relajarse y, también, investigar en sus ratos de ocio y en su “laboratorio privado” la relación hombre-mujer. Para Urano, el sexo es una parte de una imagen o de un ideal más amplio.

Si se le presentase una tentación de entablar en un romance ilícito, en general, acabaría con brusquedad con el episodio; si bien eso le doliese, lo preferiría antes que continuar con una relación que considerase inmoral.

La situación que le puede hacer sentirse culpable podría ser prácticamente cualquier cosa:

  • Desde la desaprobación de tus progenitores o un enfrentamiento de religiones,
  • Hasta un exnovio que no pasó completamente a la historia,
  • Un juramento que se hizo cuando tenía ocho años,
  • O algo que leyó una vez en un libro.

Pero sea lo que fuere, deberá quedar de alguna forma listo y resuelto antes que el hombre Acuario vuelva a la intimidad; aun si su amor fuese algo tan  predestinado como el de Victoria y Alberto.

Acuario va a poner siempre mucho cuidado en que su corazón se rompa en silencio, no sea que los amigos oigan el estruendo y hagan preguntas.

Si de verdad te ama, te amará aunque tu mundo no se extienda más allá de la panadería de la esquina; sin embargo, eso podría tirar por tierra sus planes. Quizá, todo esto te sirva para llegar a la conclusión de que, tratándose de amor, un hombre de Urano puede ser realmente obstinado, y desde entonces estarías en con el hombre adecuado.

Su solidez en cuestiones de amor puede llevarte de manera directa al psiquiátrico, o a refugiarte, agobiada, al lado de alguien de otro signo.

Creemos que lo único que puedes esperar es que sigas siendo atractiva ¡a los noventa! O, si no, comenzar a practicar en la órbita de Venus.

Cuando le hagas una pregunta directa, puedes esperar que te diga la verdad, pero, si dudas y vuelves a preguntarle, el hombre Acuario común creerá que la verdad no te resulta interesante y, para castigarte, ideará la historia más absurda que se le ocurra .

Con un marido Acuario, siempre hay una sorpresa a la vuelta de la esquina.

Si bien la economía sea un capítulo dudoso; claro que existen algunos hombres Acuario que son ricos, e incluso millonarios; sin embargo, por lo general, un nivel alto de ingresos no es su mayor ambición.

Si su cuenta corriente aparece bien nutrida, lo más probable es que se haya ido acrecentando mientras que Acuario trataba de perfeccionar algún producto o alguna idea proclive al bien de la humanidad –por norma general–; si bien también es posible que sean sus ahorros para su excéntrica vejez.

A Acuario siempre se ha maravillado frente al perfecto control de la respiración del lobo, cuando derruyó de un soplido la casa de los Tres cerditos; y nunca ha podido ocultar su curiosidad sobre la manera en la que la bruja preparó la manzana envenenada para truncar la vida de Blancanieves.

Para un padre Acuario, la complejidad de su hijo para aprender a jugar al rugby, o las lágrimas de su hijita por el hecho de que se le ha roto la muñeca son, sencillamente, problemas de amigos.

No permitas que tus amigas se instalen a conversar en el diván, ni que acaparen el teléfono durante horas; y, en lo que se refiere a ti, no te distraigas con la televisión. Si bien el aspecto sentimental tiene su importancia, la razón primordial de su enlace era tenerte a mano, a fin de que no le falte jamás quien le haga el puré de patatas, le cosa los botones, halle lo que a él se le pierde y le asista cuando haya que sacar alguna astilla, y no le agradará que la televisión, los libros o tus amigas interfieran en ello.

Hasta el más liberal de los maridos Acuario va a poner mala cara si sales mucho a la calle; con todo, deja de preocuparte mucho por eso.

Un hombre Acuario está tan lleno de sorpresas interesantes que no vas a tener necesidad de novelas de la radio, revistar para mujeres y conversaciones con las amigas para mantener despiertas tu mente y tus emociones.

Pero no dejes de estar presente cuando le duela un dedo, pues Acuario puede ser un genuino clavo cuando se siente descuidado. Lo extraño es que, siendo tan realista en prácticamente todas las cosas, Acuario no olvide nunca su primer amor.

Normalmente, Acuario puede describir en detalle su primer amor, cosa que para su mujer puede resultar latoso. La solución está en que seas tú su primer amor.

A pesar de su torpeza para todo lo romántico, Acuario puede –de súbito– decirte palabras que solo podrían haber sido inventadas por los ángeles.

Posiblemente, se olvide de vuestro aniversario de bodas, pero en el primer mes del año te va a traer violetas. Campanas de trineo en la playa, aniversario al amanecer, tarjetas de Navidad en el mes de mayo, el arco iris a medianoche…



Documental Horóscopo Negro Acuario



GÉMINIS

saber más