CÁNCER

Horóscopo Negro Cáncer

Cáncer es el cuarto signo del zodíaco, quizá el más emocional de los signos zodiacales, es un signo de agua, como Piscis y Escorpio. Se rige por la Luna, simboliza la “familia” y es representado por un Cangrejo. Son cancerianas las personas que nacen entre el 21 de junio y el 22 de julio.

Es un signo cardinal asociado al solsticio de verano, que tiene lugar el 20 o 21 de junio de cada año.

Horóscopo Cáncer amor

El amor para un Cáncer es muy importante, pero por su alta sensibilidad tiende a “encerrarse” en su caparazón si siente alguna amenaza.

Si eres una mujer Cáncer, te gusta el tacto, que te abracen, te toquen y te muestren el afecto de forma física; tu naturaleza emotiva e imaginativa te dota de una fuerte memoria emocional, explicada por la influencia lunar y tu relación con el inconsciente.

El romanticismo tiene una enorme presencia en tu vida.

Presentas grandes necesidades de protección y de afecto, y tu ámbito preferido es el hogar. Te sientes muy cómoda en tu espacio, en tu nido, junto a los tuyos.

Te caracteriza una tendencia a la ‘protección’ y a establecer relaciones sólidas, de vínculos profundos; por lo tanto, tu arraigo familiar es muy significativo y querrás que tu pareja respete ese valor.

Un hombre que sea cariñoso, sensible y afectuoso te robará el corazón, y si además comprende tu humor particular, tus ansias de privacidad –que de vez en cuando “te sacuden”– nunca serán un obstáculo, será el hombre perfecto para el horóscopo Cáncer amor.

Tu compromiso con tu pareja y con la relación siempre va en serio. En líneas generales, las Cáncer suelen ser fértiles y apuestan por las familias numerosas: son excelentes madres y aman sus casas, las cuidan y las arreglan como “el nido acogedor para sus crías”.

Las cenas románticas, a la luz de las velas, te cautivan y seducen, y confiarás en quien te dé seguridad en el futuro de una relación. Pero, si te sientes lastimada, ¡cuidado!, porque tus silencios serán profundos y difíciles. Y es que, cuando pierdes la confianza en tu pareja, te sentirás destruida; y a él le será difícil recuperarla.

En situaciones ideales, eres una gran compañera, sensible y de una potente sexualidad.

Tu poderosa sexualidad está supeditada a tu honda emocionalidad.

De modo que, si no estás enamorada, esa potencia no se muestra en todo su esplendor: Mientras más amas, más disfrutas el sexo.

Tu necesidad de conectarte, de que entiendan tu parte emocional y sentimental, hará que busques con calma; y, por eso, Cáncer, puedes tardar un poco en enamorarte.

Aunque hayas tenido experiencias alocadas e impulsivas; en el fondo, Cáncer, no te entregas hasta que sientes que has encontrado al “verdadero”. Por eso, al comienzo, pides más de lo que das.

Te llevas muy bien con hombres Escorpio y Piscis (que pertenecen los tres al elemento ‘agua’), pero también con los Tauro, los Acuario y los Capricornio.

Tu mayor defecto es que tiendes a victimizarte y manipular a través de la culpa; pues, en cierta manera, te sometes a una ciclotimia de la que no siempre puedes desprenderte.

Como ciclotímica, cuando te sientes mal, influyes en tu ambiente de forma negativa; y eso –muchas veces– te genera ‘inestabilidad emocional’.

cancer

Mujer Cáncer

Al principio, te va a costar darte cuenta de si tu pareja Cáncer es una “gentil doncella”, regida por la Luna; o bien, una “loca de remate”. Lo mismo pasa cuando la mujer Cáncer es muy joven.

Una mujer Cáncer puede ceder a un súbito impulso de gastar cuando le han hecho daño, y precisa atenuar el dolor de las heridas; sin embargo, la mayor parte del tiempo sus gastos van a estar sensiblemente por debajo de sus ingresos.

Cuando le hagas a la mujer Cáncer un regalo muy, muy caro, y te diga que no deberías haberlo hecho, no dudes de que te lo dice de verdad.

Si deseas que deje de meditar sobre seguros, hipotecas, alquileres, facturas y sobre el recibo de su club en el banco, llévatela a la playa a medianoche, a dar un paseo romántico a la luz de la luna.

La luna va a hacer brotar sus “sueños secretos” de la mujer Cáncer.

Y, posiblemente, la cercanía del agua le haga olvidar sus inhibiciones. Cuando salgas con una mujer Cáncer prototípica a caminar –solos– por una playa, bajo la luna llena, asistirás a una “transformación” extraña.

Esa dama fría y reservada que conociste durante el día; o esa mujer comedida, tentada siempre por la sonrisa cómplice, que se dejó ver alguna vez que la llevaste al teatro o a cenar a un restaurante; se transformará, repentinamente, en una criatura de otro planeta, cuando los magnéticos rayos de la luna iluminen sus ojos y sus oídos “se llenen” con el rumor de las olas.

Nueve veces de cada diez, esta estrategia funcionará, y la décima, si no lo hace, va a ser probablemente porque acertaste a elegir una fase de “luna nueva”.

Cuando la luna está en menguante, la mujer Cáncer se va a mostrar ‘tímida’ y ‘dulce’; pese a todo, lo que precisas –realmente– es una luna lo suficiente “llena” para movilizar sus talentos latentes.

Bajo su hechizo, en el momento justo de su subida y bajada de emociones, la mujer Cáncer puede escribir un poema, componer una canción, o desentrañar el misterio de ciertos enigmas que a lo largo de siglos han hecho pensar a los sabios.

Es preciso que sepas que hay dos tipos diferentes de mujer Cáncer enamorada.

Ahora bien, si solo estás en “plan de amigo” y te toma de forma deliberada de la mano, o te besuquea las mejillas en el instante en que pasa por ahí la muchacha de tus sueños, posiblemente, el juego pierda un tanto de gracia.

Puedes continuar con la broma, pero conocemos a quien lo ha hecho y la otra muchacha, la que de verdad interesaba y que no “jugaba”, pasó de largo.

Cierto es que esta clase de mujeres Cáncer pueden ser un “auténtico riesgo” para el amor genuino y para la dicha de un hogar; si bien –por suerte– son una gran minoría.

Como ya sabes por los otros signos solares, pocas son las “mujeres perfectas”.

En las mujeres Cáncer, por norma general, no hallarás estos defectos.

La mujer Cáncer no aguanta que “la critiquen”.

se siente de manera profunda herida por el absurdo y, sencillamente, no puede soportar que la rechacen. Con la poquedad propia de su naturaleza, y el miedo de no ser admitida, es un eco del varón del mismo signo solar. Sé de un hombre y una mujer de este signo que se pasaron 7 horas, una noche, sentados uno al lado de otro en el piso de ella, tal y como si no les interesase otra cosa que mirar gacetas. Si bien las chicas Cáncer tienen sentido del humor, no reaccionan propiciamente a los rechistes sobre la suegra.

Tiene temor de no ser lo suficiente bonita, de no ser lo suficiente inteligente, de no ser suficientemente joven o bien suficientemente vieja. Las mujeres Cáncer son amiguísimas de su cocina, que en la casa es su sitio preferido .

Además del temor, plenamente infundado, de su falta de habilidad culinaria, tal vez tema que no la quieras bastante. En honor a la verdad, después que la hayas conquistado, una mujer de Cáncer puede mostrarse un tanto tenaz… afirmemos que no te soltará mientras que viva, lo que no está nada mal.

Es bárbaramente injusto jugar con el corazón de una muchacha de este signo, pues te amará, te honrará, te va a obedecer y te fastidiará un tanto con devoción honesta. Recuerda la tenacidad de Cáncer.

En los sentimientos de una mujer Cáncer no hay nada de superficial.

Las mujeres de julio prefieren reservar sus emociones pero profundas para la gente que sienten más próxima. Después que hayas salido con otras chicas y las hayas equiparado con ella, posiblemente vuelvas corriendo cara tu Cangrejo hembra, y le solicites que te aferre otra vez. En el trato con ella, lo más bastante difícil es eludir que se refugie en el caparazón inescrutable del Cangrejo, siempre y en toda circunstancia tan a mano.

Las mujeres Cáncer pueden ser realmente puntillosas y ser muy lloronas.

No te olvides de tener siempre y en toda circunstancia un pañuelo a mano. Las mujeres nacidas bajo el signo del Cangrejo no son necesariamente rácanas, mas tienen sus hábitos ahorrativos. Es extraño que una mujer lunar se deshaga de pedazos de hilo, botones, frascos, latas, maridos o bien patrones viejos para vestidos.

La mujer Cáncer no es una persona que tenga paciencia con quien le atosiga en exceso.

Posiblemente, las mujeres nacidas bajo los signos de fuego se resistan y protesten frente a las demoras y las decepciones que trae la vida; pero la mujer Cáncer tiene, por lo común, la sensación de que alborotándolo todo no se puede cambiar ni superar nada.

Cuando las cosas no vayan como ella quiere, posiblemente, derrame algunas lágrimas furtivas en silencio, pero su reacción habitual va a ser cruzarse de manos tranquilamente y aguardar –con paciencia– a que las cosas se arreglen solas.

Profundamente paciente, en la mitad de una riña, cuando levante su cara hacia ti y te mire con sus trasparentes ojos húmedos y asustados, recuerda que, cuando te vayas y esté segura de que te has dado la vuelta y desaparecido, lo más probable es que se seque los ojos, ponga una pila de discos en random y se dedique a ordenar los armarios reposadamente.

Claro que es verdad que, a veces, su depresión es genuina, y no una simple busca de simpatía, propia de la mujer Cáncer. Esas noches va a ser mejor que te quedes, que escuches música con ella y la tomes tiernamente de la mano.

El heroico sacrificio de que es capaz una mujer Cáncer por aquellos a quienes ama no tiene límites. Posiblemente, te veas un tanto desatendido cuando lleguen los bebés, pero es que Cáncer rige la maternidad, ¡imagínate!

Los hijos de una madre Cáncer no saldrán nunca sin ponerse el jersey grueso cuando haga frío, la bufanda y los guantes si ha nevado y las botas cuando llueva.

La paciencia es una de las mejores virtudes de la mujer Cáncer.

Una dedicación y una devoción tan completas pueden brindar a la progenie un fantástico “lecho de plumas” y un magnífica fuente de seguridad para cuando la vida llegue a ser “demasiado real”; sin embargo, esto también puede provocar que los hijos sean dependientes en un grado anómalo de los vínculos del hogar, y un tanto incapaces de ver sus propios errores.

Muy frecuentemente es imposible decir si es la mujer Cáncer la que mantiene a los hijos atados a sus faldas, o si son ellos quienes “aprietan el nudo”. Son madres que guardan todos y cada uno de los cuadernos de la escuela, cuelgan orgullosamente en las paredes los torpes dibujos hechos a lápiz y preservan –con ternura– los zapatos envueltos en papel de seda.

Las mujeres de este signo se resisten a dejar que sus hijos acepten los nudos maritales. Hay veces en las que la novia –o novio– en potencia del hijo de una madre Cáncer ha de pasar, poco menos, que por el test de Rorschach para “ser admitido”.

Es conocido que una madre Cáncer acostumbre a esperar a su hijito al salir de la escuela todos los días a las puertas del colegio.

cancer

Hombre Cáncer

No aguardes a que este hombre deje al desnudo su alma desde el primer día en que lo conozcas. Un hombre Cáncer nunca confía en los extraños, y hay ciertas cosas que ni –tan siquiera– sus mejores amigos saben.

Si te presentan a un hombre Cáncer en uno de sus días “agrios” y “puntillosos”, posiblemente, no te sientas deseosa de conocerlo mejor; con todo, prueba otra vez, no abandones tan de forma tan fácil. El hombre Cáncer puede ser ‘casquivano’ y ‘cambiante’, pero también es capaz de der muy ‘fiel’ y muy ‘sensible’.

No es que el hombre Cáncer tenga una personalidad variable, son sencillamente caprichos ejercidos por el influjo de la luna que atraviesan su conciencia, que hoy están y que mañana han desaparecido.

Tanto durante esos cambios anímicos como durante el tiempo que le duren, el hombre Cáncer es leal a su naturaleza. Nunca se separa de su “molde básico”, pese a los cambios de expresión que alteren sus rasgos.

Trata siempre de recordar que si bien sus modales puedan ser rudos y distantes, el corazón de un hombre Cáncer siempre es tierno y afable; y tan rebosante de buenos sentimientos que es esta la causa de que –en ocasiones– se sienta frágil.

Creerás que es un auténtico “cangrejo”, e incluso puedes llegar a sentirte desamparada cuando se refugie en un silencio sepulcral. Desgraciadamente, un hombre Cáncer puede ser –de cuando en cuando– un perfecto aguafiestas, capaz de “hundir al mundo entero en la depresión” y de “calarte hasta los huesos” con su lluvia de fatalismo.

Los cambios de humor de un hombre Cáncer pueden dejar estupefacto a cualquiera.

Claro que, posiblemente, se sumerja en uno de sus ataques de rareza en medio de una escena de amor, en una noche de luna llena.

Ello, tal vez, te arranque violentamente del mágico hechizo, pero ten presente que la Luna llena puede tener efectos extraños sobre las emociones de los seres lunares.

Respecto al tema del dinero, si te cuentas entre esas mujeres a quienes les agrada abonar a tiempo la cuota de alquiler, en Cáncer has encontrado al hombre conveniente.

Posiblemente, le lleves una pequeña ventaja, pero puedes estar segura de que tu “peor contrincante” es el dinero, al que un hombre Cáncer perseguirá la mayor parte de su vida con una dedicación rayana en el furor religioso.

El dinero ha maravillado al hombre Cáncer desde que era pequeño, y para él ahorrar va a suponer un enorme pero enriquecedor esfuerzo.

Es extraño que Cáncer ahorre dinero pensando en una mejor situación social. Y antes que de comiences a tacharle para tus adentros, debes saber que el hombre Cáncer tiene una idea interesante de la economía.

Para Cáncer, calidad de vida y economía son términos sinónimos. Hasta los nativos más poéticos y soñadores de este signo, los que se pasan la vida inmersos en la música, el arte o en algún otro empeño cultural, tienen un limpio sentido del valor del dinero.

En el momento en que un hombre Cáncer se dedica a su carrera, es seguro que llegará a la cúspide.

Le podrías sugerir a tu amado hombre Cáncer que te dibuje las tarjetas de Navidad.

Si es un Cáncer genuino, no enloquecerá por llevar ropa deportiva poco glamurosa. Por mucho que durante un breve periodo, mientras que amasa su primer millón, pueda andar “corto de dinero”, va a llevar siempre los zapatos abrillantados y no le vas a ver jamás con los calcetines caídos.

A lo largo de cualquier periodo de inseguridad financiera, un hombre Cáncer irradiará, de alguna forma, un aire de digna riqueza, como de alguien que ha conocido días mejores.

La fotografía es un pasatiempo común entre los seres lunares, y pocos son los hombres Cáncer que se pasan la vida sin tener cuando menos una cámara. Claro que podrían tener a Venus en Escorpio o la Luna en Leo, de forma que quizá seria prudente contrastar su carta astral.

Un hombre Cáncer puede pasar bastante tiempo sin invitarte a ver sus pinturas ni su más preciado mobiliario. Pero cuando te reencuentre, te cubrirá de regalos y te sentirás muy admirada, sin embargo, sus reglas son exigentes y no cualquier mujer puede satisfacerlas.

Una relación frustrada, que para un hombre medio solo sería causa de unas tristes semanas de readaptación, para el hombre Cáncer puede significar un desastre absoluto.

Renuente por naturaleza a precipitarse, en el momento en que está seguro de que está ante “algo serio”, es imposible que un hombre Cáncer se eche atrás. Por eso, es muy complicado escapar a la tenacidad del Cangrejo; pero una vez que la hayas probado es probable también que nunca desearás hacerlo.

Todos los hombres Cáncer, aunque parezca contradictorio,  son “madres de corazón” –aun siendo hombres–. Un hombre Cáncer va a tener infinita paciencia con los pequeños y se va a interesar sinceramente por cada dedo contusionado, juguete roto o pequeño dolor de muelas.

Se va a poner un gorro de papel para las fiestas de aniversario, le adorarán todos y cada uno de los chicos del barrio y se va a pasar las horas entreteniendo a los pequeños.

Los hombres Cáncer se complacen de sus hijos y velan con fiereza por sus hijas.

Cuando sean pequeños, el hombre Cáncer va a ser el mejor “papi” que puedas imaginarte, si bien las aguas puedan “enturbiarse” un tanto cuando llegue la adolescencia.

Como le agrada que su familia busque siempre apoyo en él, posiblemente, con los primeros signos de independencia nuestro hombre Cáncer se vuelva a transformar en un “Cangrejo lunático” por un tiempo, frente al deseo de los chicos de afirmar su propia identidad en el mundo.

Tu inconveniente inmediato será “embaucar” a tu Cangrejo a fin de que avance de manera directa hacia una propuesta marital; en lugar de pasearse taimadamente de un lado a otro, sorteando el tema.

Por norma general, el Cangrejo va a dejar de caminar hacia atrás cuando el objeto –tú, en este caso– dé señales de distanciarse. Sin embargo, eso requiere que procures otro hombre, a fin de que se despierte.

No olvides que hay una línea directa que comunica su corazón con su estómago. Ya puedes, mientras bailas a la luz de la luna, tener preparado un sugestivo plato pata disfrutar –con un pequeño tenedor– de exquisitos entremeses picantes.



Documental Horóscopo Negro Cáncer



ESCORPIO

saber más

CAPRICORNIO

saber más