SAGITARIO

Horóscopo Negro Sagitario

Sagitario es el noveno signo del zodíaco. Simboliza la “conciencia superior” y es representado por la flecha del arquero. Pertenece al elemento ‘fuego’, junto con Aries y Leo. Su planeta regente es Júpiter.

Según la mitología, Quirón, el centauro benévolo y sabio que recibió por accidente una flecha de Hércules en una guerra entre centauros y humanos en la que él no participó, sufrió tanto de su rodilla (donde recibió el golpe accidental) que Zeus, para honrarlo por sus grandes conocimientos y aliviarle los dolores, decidió elevarlo a los cielos como garantía de que jamás sería olvidado.

Los sagitarianos nacen entre el 21 de noviembre y el 21 de diciembre.

Horóscopo Sagitario amor

El horóscopo Sagitario amor nos explica cómo es este signo. Si eres Sagitario amas estar al aire libre, no le temes a los nuevos proyectos y tu optimismo natural hace que pienses que siempre van a resultar buenos.

Tu carácter emprendedor es una de tus principales características, y sacrificas mucho para conseguir aquello que buscas. Eres una excelente compañera tanto en el ámbito laboral como en el amoroso, eres honesta y sincera “a más no poder”.

Una Sagitario nunca dudas en unirte a causas que consideras justas.

Tu gran energía te impulsa a practicar deportes al aire libre o actividades de ocio, y contagias a los demás; aunque puede ser que algunos te consideren “temeraria”.

Tu personalidad resulta francamente atractiva, porque eres alegre, apasionada, intensa, entregada, extremista y caprichosa, e incluso –a ratos– exagerada. No te callas lo que piensas y luchas “a brazo partido” para cumplir tus propósitos.

Según el zodíaco, Sagitario es uno de los signos más valientes.

Pero eso, a veces, puede pasar por “irreflexividad” y que no entiendes de límites: muchas veces eres incapaz de usar tu cabeza para analizar los “contras” de alguna situación, y te dejas llevar en exceso por tus impulsos.

Cuando amas, te vuelves loca –en el mejor de los sentidos–. Te exaltas, te pones nerviosa, tu fuego te consume, y, por eso, también a Sagitario se le considera ‘apasionado’ y ‘caliente’. Te entregas como si no hubiese un mañana, te involucras con el corazón, construyes un paraíso en la tierra.

Te gustan las relaciones enérgicas, alegres, sinceras, nada rutinarias, y ¡no te conformas con menos!

Una de tus mejores cualidades es la jovialidad, la alegría contagiosa que te rodea. Imposible que alguien se aburra contigo. Las tristezas te duran poco (no significa que no las sientas o que no seas profunda): tu vitalidad exige “Vida”.

La honestidad de Sagitario le obliga a decir lo que piensa: no le gustan las indirectas o las suposiciones.

Si no te gusta algo, lo dices. Y, cuando te gusta, también lo admites –aunque no tan a menudo–.

Eres la persona perfecta junto a la cual enfrentar un problema, porque luchas denodadamente por resolverlo. Eres un “muro” en el que apoyarse, un refugio.

Tus numerosas virtudes no desdicen tus defectos. Puedes ser “algo agresiva”, y tu pareja, si no te comprende bien, puede alejarse para mantener la paz interior. Tu manera excesiva de reaccionar ante todo lo que no te parece justo tiende a agobiar a quienes te rodean; y –a veces– eres poco delicada y logras herir los sentimientos ajenos.

Sueles tener mal carácter y no sabes ponerte límites.

sagitario

Mujer Sagitario

Una mujer Sagitario, amistosa y franca, ¿acaba de apropiarse de tu corazón con su propio y especial encanto? Ningún problema, es lo más normal…

Las mujeres Sagitario son la encarnación del optimismo.

Una mujer Sagitario nunca te engañará, si bien, en ocasiones, desearías que lo hiciera. Hasta, es probable, que te cuente los inconvenientes de insomnio que padece cuando se queda despierta, de noche, pensando si quizá lo que siente por ti no será más amistad que amor.

Ya es bien sabido que Sagitario es capaz de experimentar cóleras memorables. Las de este signo son mujeres muy independientes, y los dos sexos muestran una extraña indiferencia cara a los nudos familiares.

No quisiéramos asustarte, pero una vez conocimos a una mujer Sagitario tan poco sensible a los matices de las relaciones familiares que invitó a un antiguo novio –al que había rechazado– a que la acompañase en la luna de miel con su nuevo marido.

Hay una cosa que tienes que aprender cuanto antes, si quieres que tus relaciones marchen bien. En lo que a Sagitario se refiere, la técnica del hombre de las cavernas funcionaba bien para Tarzan y Jane; no ahora, en pleno siglo XXI.

En lo que a Sagitario se refiere, no va a haber un hombre en el planeta capaz de doblegar su voluntad. Ahora bien, las mujeres jupiterianas no toleran a los hombres enclenques e indecisos. Una mujer Sagitario no tiene la menor pretensión de abandonar su propia personalidad por un hombre, pero le gusta saber que se la considera una mujer.

Son muchas las mujeres Sagitario que confunden ‘amistad’ con ‘amor’ y ‘amor’ con ‘amistad’. Si tú eres uno de esos hombres chapados a la antigua, que disfruta con la ‘timidez’ y las ‘evasivas’ de las mujeres; es mejor que te busques otra compañera de juego.

Esta señorita es franca y directa con los hombres, y no va a estar dispuesta a entrar ese “estúpido juego”. Su deslenguada franqueza provoca –naturalmente– malas interpretaciones. Sin embargo, el haber pasado por lo mismo en innumerables ocasiones, y ni hablemos ya sobre la de veces que se ha podido sentir herida, no aplasta el fuerte espíritu de Sagitario.

El orgullo de Júpiter brota a la superficie para salvarla en una crisis y le permite superar el dolor de su corazón destrozado como si fuera una “gracieta”.

Pocos se imaginarán como “empapa” la almohada noche tras noche, mientras se pregunta qué pudo haber sido lo que ella afirmó para estropearlo todo.

Puede que ante un familiar, frente a un hombre como su cuñado, con la especial habilidad de Sagitario para suprimir lo más esencial de un relato, haya olvidado compartir con él una información muy importante; o es muy posible que la sobrina le hubiera agradado mucho, pero el natural temor de Sagitario a verse abrumada por los familiares políticos la hubiese llevado a dar esa respuesta tan descortés.

Por eso, Sagitario se muestra demasiado fría y sosegada, incapaz de tomar en serio a nadie, y a sí misma menos que a nadie.

Al coquetear ostensiblemente, y sin la menor intención de que la cosa se convierta en algo eterno o perdurable, se ganan la reputación de mujeres frías y sin corazón.

Un signo de fuego nunca es frío y sin corazón, pero claro está, por ahí andan un montón de hombres que no saben nada de astrología y que lo ignoran.

Si semejante estado de cosas es causa finalmente de que se quede soltera, la mujer Sagitario no va a ser –sin ningún género de dudas– una de esas “solteronas” tristes y amargadas.

Si, como a muchas mujeres de su signo, le gustan los deportes y la vida al aire libre, es posible que te cueste un poco distinguirla en su comportamiento de otras persona más jóvenes.

Como la mujer Sagitario es tan sincera y franca, seguramente le tendrá sin cuidado su reputación y desdeñará las hipocresías que le impone la sociedad.

De modo que si se queda toda la noche levantada para ver salir el Sol desde lo alto de algún monumento; de ningún modo eso quiere decir que sea la mujer más “desquiciada” de la ciudad.

Lo cierto es que, en el fondo de su corazón, es confiada como un cachorrito. En ocasiones, en el momento en que una mujer Sagitario se te acerque por la calle con sus elegantes andares de “caballo pura sangre”, creerás que es la mujer más grácil que hayas visto en tu vida… hasta el momento en que tropiece en una irregularidad de la acera, se agarre torpemente al toldo del puesto de frutas para no perder el equilibrio y tire por el suelo los cajones de fruta.

La predisposición alegre de la mujer Sagitario es capaz de ablandar los más duros corazones. Va a haber veces en que esta chica te va a hacer pensar en un perro juguetón y torpe que menea alegremente el rabo mientras que anda sobre sus dos patitas de atrás.

Pero ten presente que así es como los cachorritos hallan siempre gente que les “ama” y les “da de comer”.

Sagitario es una mujer derrochadora por naturaleza. El dinero por el dinero no les interesa, y en la mayor parte de los casos cuesta bastante enseñarle el valor que tiene un dólar. Posiblemente, esa mujer Sagitario con la que te has enrollado pertenezca al mundo del espectáculo, por el hecho de que, a muchas de ellas, les maravillan las candilejas.

Nunca fuerces a la mujer Sagitario a elegir entre complacerte a ti y la emoción de agradar a la multitud con el esplendor de su personalidad.

Para la mayor parte de las mujeres Sagitario, la cocina no supone precisamente un “éxtasis”, pero, si está empeñada en hacerte superar un bache depresivo, podría prepararte alguno de esos postres fabulosos.

Lo mismo que los mayores, los pequeños van a recibir “espléndidas dosis de optimismo”; pero también un feedback no muy positivo de los comentarios descorteses de Sagitario.

Si los pequeños sobreviven a sus “verdades desnudas”, medrarán en la convicción de que nunca ha habido una hermana mayor tan fenomenal como Sagitario, que les va a contar cuentos muy entretenidos y de final feliz; y cederá –repentinamente– al impulso de llevarles de picnic al bosque, o de ir de safari improvisado en pos de tres oseznos.

Los pequeños van a estar bien atendidos, sin que la mujer Sagitario haga de eso una cuestión de honor; y van a ser de espíritu alegre.

Su sinceridad va a “dejar huella” en el carácter de los pequeños.

De hecho, estamos seguros de que el niño que escribió al directivo de The Sun de la ciudad de Nueva York, para preguntarle si verdaderamente existía Papá Noel, tenia que tener como signo a Sagitario, o bien, como ascendente.

Su actitud, alegre y amigablemente abierta, tiene un cariz que hace que la gente –ya sea el basurero del barrio, o el jefe de la oficina– se sienta genuinamente bienvenida.

En la más tensa de las situaciones, Sagitario sabe romper instantáneamente el hielo, si bien puede lograr también que se enarquen ciertas cejas.

sagitario

Hombre Sagitario

Recurriendo a determinadas maniobras, es posible “apresarle”, pero primero deberás lograr que “se baje del caballo blanco”, que se separe de los elefantes y… naturalmente, la mujer barbuda deberá desaparecer…

Las “causas” y los “circos” no dejan demasiado tiempo para la vida de familia, ni tan siquiera para estar afectuosamente cogidos de las manos.

El entusiasmo idealista y la curiosidad de un hombre Sagitario son contagiosos.

Claro que, en ocasiones, y solo en ocasiones, esa inocente exuberancia puede “desbocarse” con efectos positivos. Pero no te pongas fatalista, pues este hombre es la “personificación del optimismo”.

Lo es, hasta tal punto, que si sus contrincantes le mandaran por correo una enorme caja de bosta, no se ofendería. Y no es porque Sagitario no tenga motivos.

La confianza es una gran virtud, pero confiar en quien no lo merece puede “hacer lenta” incluso una carrera de caballos.

Una vez ha llegado a la conclusión de que existe alguna esperanza de efectuar sus sueños, el hombre Sagitario saca su caja de colores y los pinta prácticos con la imaginación más vivida y liberada que se pueda concebir.

Ahora bien, siempre hay carcamales (aunque sean jóvenes de edad) dispuestos a sofocar las ideas avanzadas y asfixiarlas antes de que hayan tenido tiempo de probar lo que valen, y como todo el mundo sabe, los carcamales –hoy por hoy– son muy abundantes.

El hombre Sagitario es, por lo común, un hombre de tanta suerte que “da asco”, y eso debiera de ser ilegal.

Si bien siempre hay cualquier día en el que todo va mal, o en el que uno sufre una experiencia que le marca amarga y profundamente, el hombre Sagitario corriente se recobrará de forma rápida de golpes los golpes más profundos.

El pecado del hombre Sagitario es la ‘carencia de tacto’ y el ‘atropello’, pero nunca la crueldad deliberada.

Con todo, tienes todo el derecho del mundo a ofenderte si un hombre Sagitario –a quien acabas de conocer– se te queda mirando con ojos refulgentes y lúcidos, incluso antes de comentar que eres –precisamente– el género de mujer que un hombre escogería como amante.

Probablemente, en su mente eres su amada, hermosa y deslumbrante, el género de mujer con la que habría querido casarse enamoradísimo, si hubiesen imperado diferentes reglas. Si te dejas seducir, podrías llegar ser la amada de un intelectual.

Para el momento en que su inteligencia te haya dejado “pasmada”, ya no te percatarás de si hubieras reaccionado bien ante su primera proposición –y no te confundas, que de eso se trataba– no habría perdido el tiempo con su próxima jugada y serias una mujer que habría perdido su oportunidad.

Si bien sus “víctimas” revientan de indignación, cuando la cólera se enfría, son de nuevo grandes amigas del hombre Sagitario. Ahora bien, en temas de amor no es un boy scout.

El hombre Sagitario vive su vida romántica en un nivel superficial, pero lo plantea sinceramente.

Un hombre Sagitario busca ‘relaciones frívolas’, que, en ocasiones, lo son en tal medida que se transforman en promiscuas.

Hay ocasiones en que las travesuras de un Arquero pueden hacer abochornar a un Escorpión… y te aseguro que no es nada simple abochornar a un Escorpión.

Si una amarga experiencia te ha enseñado lo débiles que pueden ser las promesas de amor eterno de otros hombres, vas a apreciar la franqueza de un hombre Sagitario.

Sagitario no se ajustará al propósito un enlace legal con una “patraña” de lo le pasa a su corazón o lo que le asoma a los labios; sin embargo, de alguna forma, puede “complicarse” en un flirteo que finalice en una propuesta marital, y deberá darse una enorme carrera para “escapar” del altar.

En un caso así, Sagitario lo volverá a meditar todo y va a decidir –ilógicamente– que, si le atrajo en algún sentido –ya sea mental o bien físico, no importa cual–, terminará por atraerle en todos los demás.

Entonces, va a acceder a casase y, de esta manera, habrán quedado sembrada la semilla de un nuevo divorcio de Sagitario.

Parece que en los dos sentidos el Arquero pierde. Si una mujer se pone “pegajosa” cuando no hace más que divertirse, intentará tomárselo todo como una gracieta; si bien, conscientemente, no le verá la gracia por ningún lado.

A muchos Sagitario les acusan de flirtear con todas las recepcionistas bonitas y las chicas atractivas que ven, y en ocasiones hasta con la ancianita que vende periódicos en el rincón o con la policía femenina.

Dado que a ningún hombre que esté en sus cabales se le ocurriría con seriedad coquetear con una policía femenina –mientras que esté de servicio, al menos –, de tal modo que ya ves que esa infundada sospecha es ofensiva para el Arquero.

Si eres una mujer lúcida, que emplea la cabeza para algo más que para meterla bajo el secador –y más vale que lo seas, por el hecho de que los hombres de este signo valoran la inteligencia en una mujer –, a estas alturas ya lo habrás entendido.

Si te tomas la vida con exactamente el mismo ánimo con que él se la toma, y a la gente tal y como es, reúnes los requisitos para ser su mujer –la esposa que precisa–. Disfruta con los deportes, de esa forma, va a llegar una fantástica noche en que te afirme con sinceridad que eres “aproximadamente” todo cuanto esperaba de una mujer.

Una vez que haya llegado a ese punto, dile con exactamente la misma franqueza que tampoco tienes nada que objetarle, pero que es hora de tomar una resolución. (Tenlo todo dispuesto para que un viejo amor te llame justo en medio de tu disculpa).

Arregla un encuentro como sin darle relevancia, en presencia de Sagitario y, cuando cuelgues, sonríele con tu mejor sonrisa y comenta que no hay razón para que no podáis continuar siendo “buenos amigos”.

Prepárate para enfrentar su franqueza, pues puede que al día siguiente regrese, entonces, prepárate para saber si aún te ama. Es mucho mejor que perseguir falsas expectativas.

Como le chiflan los deportes, esperará que veas todos los grandes partidos.

Sagitario no soporta a las mujeres abatidas y apocadas, sin capacidad de contacto social.

Lee muchos libros y prepárate para apoyar alguna de sus causas, especialmente las causas perdidas. Posiblemente, sea un tanto “derrochón” y que, en ocasiones, le atraiga algún juego de azar, pero exactamente el mismo impulso le va a hacer ser desprendido tratándose de darte dinero para gastos, si es un Sagitario corriente.

Gozará más con los pequeños de la cada cuando sean mayores, porque los bebés y los muy pequeños pueden desconcertarle un tanto.

A los papás Sagitario les chifla, por norma general, salir con sus niños a dar paseos al aire libre. Va a ser una de las pocas ocasiones en que le vean disfrutando.



Documental Horóscopo Negro Sagitario



ESCORPIO

SABER MÁS